“Buscamos ayudar a sacar de la invisibilidad a las personas con discapacidad”

“La idea de hacer una revista nació en 2010. María Jesús, mi única hija, que padece problemas neurológicos, estaba internada en el Fleni y mientras aguardaba en la puerta de la habitación observé algo que me marcó: una madre joven que intentaba ayudar a su hijo, de algunos meses,  que estaba con convulsiones. Nadie la contenía, ni le explicaba qué iba a pasar o los pasos a seguir. Frente a esto, al tener más experiencia en este tipo de situaciones, y ya con muchísimas internaciones en el Fleni, me acerqué, hablé con ella y la puse al tanto de algunas cuestiones. Ahí comencé a pensar en la revista”, arrancó contando Fernando Logozzo, director de Revista Frontera, una publicación mensual orientada a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

“Lo que me motivó a hacerla es ayudar a sacar de la invisibilidad en la que viven a las personas con discapacidad, darles una mano frente a los problemas con la prepaga, la obra social, el Anses y los distintos doctores. Volcar mi experiencia en ayuda de terceros, pero fundamentalmente llevar la información de la discapacidad a quien no la tiene, para que la conozca y tome conciencia, tanto él como la sociedad en general, que no ve a las personas con discapacidad”, añadió Logozzo, empleado gráfico, de 53 años.

¿Qué posibilidades le dio hacer la revista?

Fundamentalmente la de ir conociendo a personas que luchan todos los días y no aflojan ni un poquito, alcanzar a quienes la discapacidad no forma parte de su vida. Que no tienen ni conocen a nadie con discapacidad. Para que puedan leer y disfrutarla, y sobre todo que sea una voz para hacer escuchar a las personas con discapacidad.

¿Cómo se sostiene?

La revista se sostiene con algunos anunciantes, con la venta y las suscripciones, pero fundamentalmente con el esfuerzo mío y el de Emiliano Rossi, que es el Editor. Creo que a la larga la vamos hacer rentable, para que también podamos ganar algo de dinero que nos permita  mejorarla. Porque con una mejor revista, mejor conciencia social. Estamos saliendo cada 30, 40 días. Ya editamos 11 números y tenemos a la edición 12 en puerta. La primera revista salió en Noviembre de 2013. Trabajamos dentro de una línea editorial que nos caracteriza. Seleccionar el material a publicar no es tan complicado cuando estás con gente que sabe y le gusta lo que hace. Lo complicado es conseguir los medios para seguir adelante.

Para su realización cuentan con periodistas y colaboradores que poseen algún tipo de discapacidad, y que encontraron en la revista un lugar que antes no tenían. Se consigue en los kioscos del interior y de Capital, pero fundamentalmente con la suscripción. Cuesta $30. También están evaluando sumar otros puntos de venta, como por ejemplo ortopedias. “Además, la enviamos a todos los ministerios y reparticiones estatales, bancos, empresas, instituciones, sindicatos, radio, televisión etc. Va embolsada y etiquetada para el Gerente, Ministro o responsable del lugar. Se la mandamos desde la Señora Presidenta hacia abajo, siempre llega, siempre se ve. La información y la promoción son muy buenas ayudas”, añadió el creador de la publicación.

¿Cómo es el proceso de desarrollo?

Primero se armó una idea de qué rumbo editorial iba a tener la revista. Por ejemplo, nosotros no tocamos temas médicos, ni hablamos de remedios, ni de enfermedades, nos ocupamos de la inclusión. Propongo los temas, previa charla con Emiliano y luego él, como editor, recibe todas las notas, todo el material, busca las fotos. Ese material se lo envía al diseñador y luego vuelvo recibirlo. A partir de ahí, me encargo del seguimiento de preimpresión, impresión, encuadernación y despacho de la revista. Hasta el momento contamos con una página de Facebook: www.facebook.com/fronterarevista y próximamente lanzaremos la página web.

 “La persona que tiene una discapacidad es el eslabón más frágil de nuestra sociedad, y ni hablar de aquel que depende de un tercero para comer, vestirse e ir al baño. Por eso, aspiro a que dejen de ser invisible para la sociedad”, concluyó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *