¿Cómo hablar del COVID19 con los chicos?

Es natural que los chicos estén inquietos y tengan preguntas sobre el coronavirus. Sin embargo, los desafíos que enfrentan los niños que piensan y aprenden de manera diferente puede resultarles más dificultoso que comprendan o manejen esta crisis sanitaria.

Te acercamos algunas recomendaciones para problemas concretos que pueden surgir:

 

¿Cómo calmar a mi hijo que no para de hablar del coronavirus?

Algunos niños tienen dificultad para dejar pasar las cosas que los preocupan. Se quedan atrapados en los pensamientos que les ocasionan ansiedad o temor y no pueden parar de hablar de ellas. Esto es común en niños que tienen dificultades con el funcionamiento ejecutivo o autismo.

No es fácil lograr que los niños que quedan atrapados de esa manera puedan apartar esas ideas. Decirles que el coronavirus no representa un riesgo no solo es inútil, sino que no es cierto.

“La manera de calmar la ansiedad es darles cierto grado de control sobre ese peligro” dice Jerry Schultz, neuropsicólogo clínico y académico en Harvard Medical School. Una manera de lograrlo es que se conviertan en “expertos” sobre el virus.

“Promueva que escriban artículos, canciones, obras de teatro o videos sobre el tema: cómo prepararse para el coronavirus sin perder la calma” dice Schultz. “Permitámosles ser la voz de la razón en este tema tan estresante y guiar a otros niños y adultos.”

Mi hijo no entiende la crisis del coronavirus. ¿Qué debería hacer?

Para algunas personas es difícil poner en perspectiva la crisis desencadenada por el coronavirus. Entender el panorama general puede ayudarnos a entender lo que está ocurriendo a nuestro alrededor.

Algunos niños tienen dificultad para ver el contexto general de las situaciones. Esto es común en niños que tienen dificultades con la función ejecutiva que suelen ponerse más nerviosos cuanto más escuchan y saben.

Sin embargo, para otros no entender lo que está sucediendo aumenta su nivel de ansiedad porque no reconocen que las personas están haciendo cosas para reducir el peligro.

Para ayudarlos a tener una idea más amplia de lo que está sucediendo y sentirse menos ansiosos empezá con lo que saben. Corregí sus ideas erróneas y después ayudalos a organizarlas. Las emociones tienden a ”desorganizar los pensamientos”, así que es necesario ser sincero y no exagerar.

Podrías decir cosas como: ‘Los científicos dicen que este tipo de virus puede propagarse rápidamente. Pero se propaga mucho menos si las personas se mantienen aisladas durante un tiempo. Es por eso que te quedás en casa sin ir a la escuela durante varias semanas”.

Decile lo que seguirán haciendo para mantenerse saludables, como por ejemplo lavarse las manos y dormir lo suficiente. También contale que los médicos, los enfermeros y otros profesionales de la salud están trabajando muy duro para entender cómo ayudar a las personas, y que están haciendo un buen trabajo.

Para hacer esto, es importante que estés informada y que puedas comunciarlo desde lo racional, no desde lo emocional.

Qué hacer cuando los niños no quieren hablar del coronavirus

Cuando los chicos están preocupados o sienten miedo, no siempre quieren hablar de eso y puede resultar muy dificultoso que expresen sus temores.

Por ejemplo, a los niños que tienen dificultades con el lenguaje puede que les cueste trabajo expresar sus emociones. Quienes tienen problemas con la función ejecutiva pueden ser poco realistas y creer que ignorar el tema hará que desaparezca. Y los niños que tienen una velocidad de procesamiento lenta  puede que necesiten más tiempo para asimilar y procesar la información.

Lo importante es no presionarlos y dejarlos que se comuniquen cuando estén listos para hacerlo, no cuando se intenta forzar la conversación porque es más probable que se cierren aún.

En lugar presionar, solo decile que te gustaría hablar con él/ella o responder sus dudas en el momento que lo quiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *